Fandangos populares

 

Yo me voy a la Alameda y allí me pongo a cantar:
los ojitos de tu cara no se pueden aguantar,
no se pueden aguantar de lo bonitos que son;
yo me voy a la Alameda, niña de mi corazón.

 

Que relincha de alegría,
¿Qué le pasa a mi caballo
que relincha de alegría?
es desde que él ha sentío
que viene la romería
y está loquito perdío.

 

El Rosario de la Aurora
va cantando por mi calle
y el Dios Te Salve María
se va perdiendo en el valle
el Rosario de la Aurora
pasa junto a tu ventana
y despierta los claveles
a la luz de la mañana.

 

Yo me quito los zapatos
cuando te encuentro dormía,
yo me quito los zapatos
y rezo mis devociones
delante de tu retrato
el cielo me lo perdone

 

Dice que las cosas del querer
no sabemos nunca cómo son
nadie las acaba de entender
según dijo el sabio Salomón.
Mi niña lo mismo está enfadá
que se ríe igual que un cascabel
y luego después se echa a llorar
sin saber ni el cómo ni el porqué
eso en el cariño es natural
esas son las cosas del querer

 

Contigo, cuentas no quiero contigo
sobran las explicaciones
yo no te deseo mal
sino que Dios te perdone,
trabajo le va a costar

 

Mira, mira, mira, qué bonita es
mira, mira, mira, qué bonita va
con esos zarcillos que yo le compré
en la feria, feria, feria de Alcalá.
Ole, ole, ole, diga usted que sí
ole, ole, ole, ay que mírala
con su cinturita de pitiminí
y su bata blanca de tira bordá

 

Autor: Rafael de León /Manuel Clavero / Antonio Quintero /  Manuel Pareja Obregón / Pascual González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s