Aires de la Alameda

 

 

 

La luna se levanta tiento a tiento,
suenan sones, palmas y quejas.
Un manto de cristal al firmamento,
¡ay! Suspiros que la noche deja.

Soledades, rezos y  gemíos
campanillas, trinos la pena;
soleá ebria de poderío,
aromas de jazmín y azucenas.

Quejío
Son las aires de la alameda,
hay un lucero escondío,
amaneceres surcan las estrellas.

Quejío
Alborea dentellada de seda.
No niego que te he  querío,
¡ay! Alameda, ¡ay! Alameda.

La luna clara se tiñe de negro,
de repente se hizo un silencio.
Súplicas, temblores y requiebros,
¡ay! susurros cercos de incienso.

Soledades, rezos y gemíos
campanillas, trinos la pena
soleá  ebria de poderío
aromas de jazmín y azucenas.

Autor: Alameda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s