Recordando a mi padre

 

RECORDANDO A MI PADRE – ISABEL PANTOJA – (VIDEO)

 

RECORDANDO A MI PADRE – ISABEL PANTOJA – (AUDIO)

 

 

Si tú estuvieras hoy aquí

sentado frente a mí, acariciándome.

Si tú estuvieras hoy aquí,

sería más feliz mi vida.

 

Serías caballito y yo jinete.

Serías tú el gigante y yo la niña.

Sería yo tu sueño, serías tú mi cuna.

Serías tú mi noche y yo tu luna.

Serías tú el poeta y yo tu poesía.

Serías tú guitarra y yo tu seguiriya.

 

Si tú estuvieras hoy aquí

sentado frente a mí, acompañándome,

no habría tanta soledad

ni llanto que llorar ni miedo.

 

Serías tú mi cielo y yo tu estrella.

Serías tú mi barco y yo tu vela.

Serías tú mi otoño y yo tu primavera.

Serías tú el gitano y yo tu reja.

Sería yo tu sueño, serías tú mi cuna.

Serías tú mi noche y yo tu luna.

Serías tú el poeta y yo tu poesía.

Serías tú guitarra y yo tu seguiriya.

 

Autor: José Luis Perales

Anuncios

En una esquina cualquiera

 

EN UNA ESQUINA CUALQUIERA – MARIFE DE TRIANA – (VIDEO)

En una esquina cualquiera
con sus ojos me encontré,
y mis veinte primaveras
se me pusieron de pie.

Morena ¿quieres un vaso
de un mosto que es oro fino?
La lumbre de sus ojazos
me quemaba más que el vino.

Oscuriá de tormenta
donde ciega me perdí,
cuando quise darme cuenta
en sus ojos yo me vi.

Ojos negros de locura,
ojos negros de pasión.
Centinelas de amargura
de mi pobre corazón.
Son dos pozos, dos luceros,
dos carbones encendíos.
Son dos lobos traicioneros
que al camino me han salío.
Ojos de mi mala suerte
negros como el cordobán.
Ojos que me dan la muerte,
¡Ay, la muerte!,
y que la vía me dan.

En una esquina cualquiera
por tu culpa me encontré;
de mis veinte primaveras
ya no me queda un clavé.

Y me doy para mis males,
tus ojos por todos laos;
los llevo cual dos puñales
en mi corazón clavaos.

Y me doy contra los muros
pues no puedo comprender
no ver tus ojos oscuros
en los míos otra vez.

Ojos negros de locura,
ojos negros de pasión.
Centinelas de amargura
de mi pobre corazón.
Son dos pozos, dos luceros,
dos carbones encendíos.
Son dos lobos traicioneros
que al camino me han salío.
Ojos de mi mala suerte
negros como el cordobán.
Ojos que me dan la muerte,
¡Ay, la muerte!,
y que la vía me dan.

 

Autor: Andrés Molina Moles/  Rafael de León/  Manuel López-Quiroga

Sangre de mis venas

 

SANGRE DE MIS VENAS – MARIFE DE TRIANA – (VIDEO)

 

Vuelve a tu tallo jazmín oloroso,
y a tu orilla espuma del río;
nadie me quiere sacar de este pozo
en donde se ahogan mis cinco sentíos.

Yo que soñaba con el jardinero
del verde, verde limón,
al tronco vivo de aquel limonero
lo tengo en prisión.
Una fuente suspira a mis pies
y no puedo inclinarme a beber.

Sangre de mis venas
tengo que llorar,
porque en vez de quitarte la penas
te las voy a dar.
Mi gloria se vuelve en llanto
y no, y no me puedo valer
aquél que yo quise tanto
me tie, me tiene que aborrecer.

¡Clemencia por Dios
que no puedo más!
¡Cautiva de esta caena,
sangre de mis venas
tengo que llorar!

¡Ay, que cautiva
de la cruz de esta caena,
sangre de mis venas
tengo que llorar!

 

Autor:  Antonio Quintero/  Rafael de León /  Manuel López-Quiroga

La Emperaora

LA EMPERAORA – MARIFE DE TRIANA – (VIDEO)


Por reina de los tablaos
me llaman La Emperaora
y corre por los colmaos
mi fama de cantaora.
Sola contra el mundo entero,
al brillo de los dineros,
mi honra quieren comprar,
lo que nadie logrará.
Mi nombre de boca en boca
lo tiran sin sentimiento,
sin ver que soy una roca
que desafía a los vientos.

Mi sino:
nadie se meta a quitarme
las cruces de mi destino;
mi suerte:
castillo, faro y lucero
que no le teme a la muerte;
flamencos:
pregonad con vuestras coplas
lo que vale una mujer,
que quiero
ser por siempre emperaora
que a los hombres nunca implora
ni llora por un querer.

Se derrumbó mi lucero
por el cariño de un hombre,
y no me importa y lo quiero,
aunque critiquen mi nombre.
Yo no siento cobardía.
Mi pena es tan sólo mía,
que nadie atiende a razón
cuando manda el corazón.
No importa que por las calles
murmuren que no soy buena;
yo no echo cuenta de nadie,
que no merece la pena.

Mi sino:
nadie se meta a quitarme
las cruces de mi destino;
mi suerte:
castillo, faro y lucero
que no le teme a la muerte;
flamencos:
pregonad con vuestras coplas
lo que vale una mujer,
que quiero
ser por siempre emperaora
que a los hombres nunca implora
ni llora por un querer.

Autor: Llabrés/ Moles/ Gordillo

NO ME QUIERAS TANTO

 

NO ME QUIERAS TANTO – ISABEL PANTOJA – (VIDEO)
Yo tenía veinte años
y él me doblaba la edad.
En mis sienes había noche
y en las suyas madrugá.
Antes que yo lo pensara
mi gusto estaba cumplío;
na
me faltaba con él.

Me quería con locura,
con tos sus cinco sentíos;
y yo me dejaba querer.
Amor me pedía
como un pordiosero,
y yo le clavaba,
sin ver que sufría,
cuchillos de acero.

Estribillo:
¡No me quieras tanto ni llores por mí!
No vale la pena que por mi cariño
te pongas así.
Yo no sé quererte lo mismo que tú,
ni pasar la vida pendiente y esclava
de esa esclavitud.
¡No te pongas triste, sécate ese llanto!
Hay que estar alegre, mírame y aprende:
¡No me quieras tanto…!

Con los años ya la vía
ha cambiao mi querer
y ahora busco de su labios
lo que entonces desprecié.

Cegaíta de cariño
yo le ruego que me ampare,
que me tenga cariá.
Se lo pido de rodillas
por la gloria de su mare
y no me sirve de na.
Como una mendiga
estoy a su puerta
y con mis palabras
mi pena castiga
dejándome muerta.

Estribillo:

Autores: Quintero, León y Quiroga

NO ME LLAMES DOLORES

NO ME LLAMES DOLORES – ROCIO JURADO – (VIDEO)

Cuando el domingo te pones
tu traje negro de pana
y ese clavel en la boca
y ese sombrero de ala ancha.
Cuando acaricias silbando
los hierros de mi ventana,
de tanto y tanto quererte
el corazón se me para.

No me llames Dolores
llámame Lola,
que ese nombre en tus labios
sabe a amapola, sabe a amapola.
De noche y día solo pienso en ti
eres la vía pa mí.
¡Ay!¡Ay!. Si te llamas Francisco,
llámate Antonio,
que Antonio se llamaba
mi primer novio, mi primer novio.

Ni tu mare a mí me quiere,
ni la mía a ti tampoco.
¿Qué nos importa de naide
si nos queremos nosotros?
Aunque pongan una tapia
y tras de la tapia un pozo,
han de saltarlo tus brazos
y han de cruzarlo mis ojos.

No me llames Dolores,
llámame Lola,
que ese nombre en tus labios
sabe a amapola, sabe a amapola.
De noche y día sólo pienso en ti.
Eres la vía pa mí.

¡Ay!¡Ay! Si te llamas Francisco,
llamate Antonio,
que Antonio se llamaba
mi primer novio, mi primer novio.
Que Antonio se llamaba
mi primer novio, mi primer novio,
que Antonio se llamaba
mi primer novio, mi primer novio.

 

Autores: León y Quiroga

NIÑA COLOMBINA

NIÑA COLOMBINA – GRACIA MONTES

 

Con una rosa en la boca
bajaba desde el Conquero
y en una esquina sin luna
se la encontró un marinero.

La rosa fue deshojada
por un beso que le dio
y ahora va desconsolada.
La niña, sola, llora de amor.
Rosa del Conquero,
no lo esperes más
que tu marinero
nunca volverá.

Es una ruina
este malquerer.
Rosa del Conquero,
niña colombina,
no llores por él.

El viento dijo la copla
desde la Ría al Conquero.
La niña se vuelve loca
sin ver a su marinero;
el corazón en pedazos
y la mirada en el mar,
con una rosa en los brazos
la niña, sola, llorando va.

Rosa del Conquero,
no lo esperes más
que tu marinero
nunca volverá.
Es una ruina
este malquerer.

Rosa del Conquero,
niña colombina,
no llores por él.
El viento dijo la copla
desde la Ría al Conquero.
La niña se vuelve loca
sin ver a su marinero;
el corazón en pedazos
y la mirada en el mar,
con una rosa en los brazos
la niña, sola, llorando va.

Autor: Bazán / G. Tejero