ESTOS SÍ QUE SON PESARES

 

ESTOS SI QUE SON PESARES-MARIFE DE TRIANA-(VIDEO)


El pueblo quiere enterarse
por que ando siempre bebía.
Y yo le digo a la gente
por que bebiendo se olvida.

Pero tu sabes de sobra
que no bebo pa’ olvidar,
sino pa’ que nadie sepa
lo que te juré callar.

Así que deja que beba
hasta las claras del día,
pa’ recomerme por dentro
este llanto de agonía.

Como esta pena que me trajo la suerte,
no haya en el mundo, mi Dios, un castigo,
es como un toro de pasión y de muerte
que esta acabando serrano conmigo.

Decirlo no quiero,
ni a viento, ni a mares
y me callo por mi compañero
esto sí que son grandes pesares…

Ayer, te he visto con ella
cautivo y enamorao.
Y a mí me dio un escalofrío,
que el cielo se me ha nublao.

Y me temblaron las carnes
de la envidia que me entró,
y mi pulso se ha parao
de penita y de doló.

Así que deja que beba
hasta las claras del día,
pa’ recomerme por dentro
este llanto de agonía.

Como esta suerte que me trajo la vida,
no hay en el mundo, mi Dios, un castigo,
es como un toro de pasión y de muerte
que esta acabando, serrano, conmigo.

Decirlo no quiero,
ni a viento, ni a mares
y me callo por ti compañero
esto sí que son grandes pesares.
Y me callo por tí compañero
esto sí que son grandes pesares.

Autores: Jaén y Román

Anuncios

CASTIGO

 

CASTIGO -MARIFE DE TRIANA – (video)


Cuando tu me conociste,
era libre como el mar,
con un beso que me diste;
se acabo mi libertad.

Son tus labios
una hoguera.
Son tus labios
un penar,
un penar
donde vivo
prisionera.

Castigo es vivir contigo;
Castigo es vivir sin tí,
este querer es un castigo
que no me deja vivir.
De noche me vuelvo loca,
y lloro, y lloro
por tí a canales.
Si no me encuentro a tu boca
que es la miel de mis panales.

Tú querer es un castigo,
que no me deja vivir,
castigo, castigo,
castigo es vivir contigo;
Castigo es vivir sin ti,
vivir sin ti.

A la vera de tu aliento,
pa’ verte mas de una vez,
de tus besos me alimento
si me faltan moriré.

¿Qué me pasa
vida mía?
Que no calmo
yo esta sed,
ni de noche,
ni de día.

Castigo es vivir contigo;
Castigo es vivir sin tí,
este querer es un castigo
que no me deja vivir.
De noche me vuelvo loca,
y lloro, y lloro
por tí a canales.
Si no me encuentro a tu boca
que es la miel de mis panales.

Tú querer es un castigo,
que no me deja vivir,
castigo, castigo,
castigo es vivir contigo;
Castigo es vivir sin ti,
vivir sin ti.

Autor: León y Solano

Magnolia

MAGNOLIA – CARMEN MOREL -(AUDIO)

 

MAGNOLIA – (ANTOÑITA COLOMÉ -( VIDEO)
 

 

Se recortó en la puerta tu estampa de soldado
y el cafetín entero te dio la bienvenida;
Entraste dando gritos, un poco mareado,
sediento de unas horas de risas y de vida.
  -¿Me quieres dejar un beso, hasta que cobre, mujer,
que sé que voy a la muerte?
¿Me quieres dejar un beso? y el beso que te dejé
cambio mi vida y mi suerte.
   Salimos ya muy tarde y fuimos paseando
por un París antiguo  manchado por la luna
y aquellas ilusiones que estabas levantando
las fuiste deshojando, amor, una por una.

Estribillo:

   Magnolia,
olvida este beso que yo te he pedido
y no me has sabido, muchacha, negar.
Magnolia,
olvida esta fecha y olvida mi nombre
y búscate un hombre que puedas amar.
   Perdona, Magnolia, si te ha ilusionado
por unos momentos mi modo de ser,
recuerda tan solo que soy un soldado
y puede que nunca me vuelvas a ver.

   ¿En qué rincón sin soles, de qué tierra extranjera
esperas a la muerte con el fusil cargado?
Desde que te marchaste yo vivo en la trinchera
de un frente de recuerdos amargo y desolado.
   ¿Me quieren decir, amigos, donde lo puedo encontrar?
porque lo quiero y lo quiero
¿Me quieres decir, soldado? Y nadie me sabe dar
razón de su paradero.
   Y cuando ya muy tarde recorro una por una
las calles que una noche yo recorrí a tu lado,
me desangro de pena  bañada por la luna
al verme errante y sola como un perro llagado.

Estribillo:

Autor: León / Quintero / Quiroga

Con un pañuelito blanco

CON UN PAÑUELITO BLANCO – ANTOÑITA COLOMÉ – (AUDIO)

 

Como un clavel encendido

yo te entregué mi querer;

te di el agua de mi labios

pa que calmaras tu sed.

   Te di mi lunita clara,

te di mi blanco azahar,

en monedas de cariño

ya no pude darte más.

   Y por cosas de la vida

ahora me ves por la calle

como a una desconocida.

 

   ¡Que se me salten los ojos,

si yo te vuelvo a mirar!

¡Que la lengua se me caiga,

si yo te vuelvo a llamar!

   ¡Ojalá que tú cameles

a quien no te quiera a ti

y te dé a probar las hieles

que tú me distes a mí!

   Pero me queda el consuelo,

de que al llegar tu hora mala,

con un pañolito blanco

yo te taparé la cara.

 

   Al revolver de una esquina,

me di de cara con él

y se me puso el semblante

más blanco que la pared.

   Me hice un nudo en la garganta,

para no decirle na

y seguí por mi camino

sin volver la vista atrás.

   ¿Qué delito he cometido,

si sólo te he camelado

con tos mis cinco sentidos?

 

   ¡Que se me salten los ojos,

si yo te vuelvo a mirar!

¡Que la lengua se me caiga

si yo te vuelvo a llamar!

   ¡Ojalá que tú cameles

a quien no te quiera a ti

y te dé a probar las hieles

que tú me distes a mí!

   Pero me queda el consuelo

de que al llegar tu hora mala,

tiene que ser mi pañuelo

el que te tape la cara.

 

Autor: Valerio / León / Quiroga

Salomé

   SALOMÉ – NIÑA DE LA PUEBLA – (VIDEO)

 

SALOMÉ – MIGUEL DE MOLINA – (VIDEO)

 

   Por Juan Romero, rumí de Oriente,

bebe los vientos la Salomé,

gitana pura de sangre ardiente

que está loquita por su querer.

   Su hermoso cuerpo, de bronce vivo,

quiere en sus danzas, darle al rumí,

pero el Romero, despreciativo,

cuando ella baila, se va de allí.

   Y José, que la quiere,

al verla que está penando,

aunque de celos se muere,

así le dice cantando:

 

   Baila y ríe, Salomé,

bajo la luz de la luna,

que ya que tuyo no fue,

no  será  para ninguna.

   Con la sangre suya,

teñiré mis manos,

para vengar con creces,

mis celos gitanos.

   Olvida, mujer,

y alegra esa cara,

baila, Salomé, (bis)

bajo el plenilunio

de la luna clara.

 

   Luna de sangre que abrió el verano,

sobre la noche, de los calés.

Pagana fiesta que los gitanos,

rinden al culto de Salomé.

     Y mientras ella baila sin velos,

Juan El Romero de allí se va.

José le sigue, loco de celos,

y entre la sombra  brilla un puñal.

   Salomé sigue bailando

con miedo y escalofríos

y José se va cantando

por la orillita del río.

Estribillo

 

Autor: León / Valverde / Quiroga

Culpable

CULPABLE – BAMBINO – (VIDEO)

 

CULPABLE – JOAQUIN SABINA – (VIDEO)

 

Yo no te culpo a ti de que la vida
nos marque dos caminos tan opuestos
No me culpes a mí de las heridas
que mis labios dejaron en tu cuerpo.

Y cúlpame de quererte por encima
del deber, del placer y el sufrimiento
de haberte dado un alma que no era mía
se la vendí yo a una mujer hace ya tiempo.

Yo me llevé el aliento de tu boca
y te dejé caer todos mis besos
para que no me culpes en la vida
de que sigamos dos caminos tan opuestos.

Y cúlpame de que te quise por encima
del deber, del placer y el sufrimiento
de haberte dado un alma que no tenia
se la vendí yo a otra mujer hace ya tiempo.

Yo me llevo el aliento de tu boca
y te dejo el tormento de mis besos
para que no me culpes en la vida
de que sigamos dos caminos tan opuestos

 

Autor:  S. Távora   /  A.C.Santisteban

Los ojitos de mi mare

 

LOS OJITOS DE MI MARE – ANGELILLO – (VIDEO)

Cuando la pena me desvelaba
y era más negra mi noche triste,
y entre mis manos acariciaba
la cruz que al cuello tú me pusiste.

La besaba como loco
murmurando, Mare mía
y después, poquito a poco,
con tu nombre me dormía.

Y soñaba que era un niño
y en tus brazos repetía
la canción de mis cariños:

Estribillo:
Seré clavel, en tus canaS,
seré en tu llanto, pañuelo,
seré en tu misa, campana,
seré el azul, en tu cielo.
A tu lao mare mía,
yo quisiera en mi ambición,
ser tu noche, ser tu día,
alma, vía y corazón.
Que no hay sol del firmamento,
ni otra luz que se compare,
en dulzura y sentimiento,
a los ojos de una mare.

Un arroyito sin luz de luna,
un arriate sin yerbabuena,
un jazminero sin flor alguna
era tu ausencia para mi pena.

Y ni palmas, ni cantares,
ni Carmela, ni Rocío
me alegraban los pesares
en mi loco desvarío.

Soleá de soleares
es no ver junto a los míos
los ojitos de mi mare.

Estribillo

Autores:  Antonio Quintero / Rafael de León / Manuel López-Quiroga