NIÑA COLOMBINA

NIÑA COLOMBINA – GRACIA MONTES

 

Con una rosa en la boca
bajaba desde el Conquero
y en una esquina sin luna
se la encontró un marinero.

La rosa fue deshojada
por un beso que le dio
y ahora va desconsolada.
La niña, sola, llora de amor.
Rosa del Conquero,
no lo esperes más
que tu marinero
nunca volverá.

Es una ruina
este malquerer.
Rosa del Conquero,
niña colombina,
no llores por él.

El viento dijo la copla
desde la Ría al Conquero.
La niña se vuelve loca
sin ver a su marinero;
el corazón en pedazos
y la mirada en el mar,
con una rosa en los brazos
la niña, sola, llorando va.

Rosa del Conquero,
no lo esperes más
que tu marinero
nunca volverá.
Es una ruina
este malquerer.

Rosa del Conquero,
niña colombina,
no llores por él.
El viento dijo la copla
desde la Ría al Conquero.
La niña se vuelve loca
sin ver a su marinero;
el corazón en pedazos
y la mirada en el mar,
con una rosa en los brazos
la niña, sola, llorando va.

Autor: Bazán / G. Tejero

Camino del cielo

CAMINO DEL CIELO – GRACÍA MONTES – (VIDEO)

 

Llévame sobre tus brazos,
sobre tus brazos, moreno,
por el camino adelante
hasta que encuentres el cielo.

Se han vestido los rosales;
sus alas plegó el invierno;
sobre el lecho de los sauces
las aves se están queriendo.

Levántame como a un niño
en lo más alto del cerro
cuando agonice la tarde
y asome el primer lucero.

Cuando me tengas en vilo
sobre tus brazos, moreno,
bájame poquito a poco
y dame en la boca un beso.

Después que me hayas amado
y estén tus labios sedientos
he de traerte en mis manos
agua de los riachuelos.

A las orillas del río
me soltaré los cabellos
y me quedaré dormida
sobre tus brazos, moreno.

 

Autor: Francisco de Val

La niña de Punta Umbria

LA NIÑA DE PUNTA UMBRÍA – GRACÍA MONTES – (VIDEO)

 

Ella, Cinta del Conquero,
con el primor de un coral.
Él, Manuel, el marinero,
moreno de yodo y sal.
Se vieron en Punta Umbría,
entre la ría y el mar,
una tarde que él salía,
con su falucho a pescar.

¿Me quieres? ¿me quieres mucho?
¡Dime, dímelo, Manuel!
Lo juro, por mi falucho,
que te quiero más que a él.
Y así un día y otro día,
los novios de Punta Umbría.

Qué bonita, qué bonita,
la novia del marinero.
Que bonita, qué bonita,
tiene el aire su carita
de la Virgen del Conquero,
cuando sale de la ermita.

Cuando despide a su amor,
entre la mar y la ría,
es lo mismo que una flor,
la niña, la niña de Punta Umbría.

Cinta viene hasta la ría,
por el recuerdo de él,
todo es luto en Punta Umbría,
porque no volvió Manuel.
Y está muerta por la pena,
y es un sollozo su voz:
¡Me lo ha robado una sirena
y me quedé sin su amor!

Dos fuentes de un salinero,
son su ojos al llorar.
Amores de marinero,
se los lleva siempre el mar.
Y así un día y otro día
la niña de Punta Umbría.

Triste, sola, triste y sola,
con su semblante de pena.
Triste, sola, triste y sola,
llorando al pie de las olas,
ya no es más que una azucena,
la que fuera una amapola.

A la orillita del mar,
mirando la lejanía,
no se cansa de esperar
la niña, la niña de Punta Umbría.

Autores: Ochaíta, Valerio y Solano

Soy una feria

SOY UNA FERIA – GRACIA MONTES – (VIDEO)

 

En un duelo de amargos desconsuelos

estamos empeñados vida mía

tus armas son las dudas y los celos

las mías la franqueza y la alegría.

Me estas constantemente avasallando

no cantes, no te rías ponte seria

y siempre terminamos tarifando.

 

Estribillo

Pues yo quieras o no

soy una feria soy una feria,

soy una feria,soy una feria.

 

Si sabes de verdad que yo te quiero

alégrame la vida compañero

déjate de penas y miserias

olvídate de negros sin sabores

y viste tu bandera de colores

Estribillo

Autor:  Rafael de León / Juan Solano

Palabritas en el viento

PALABRITAS EN EL VIENTO – GRACIA MONTES – VIDEO

Por mucho que tú lo digas

y lo vuelvas a decir,

tú y yo hacemos malas migas

y no me fío de ti.

Que estás loco por mis besos;

bueno, ¿y qué?

Que en mis ojos vives preso;

bueno, ¿ y qué?.

Aunque con sangre lo jures,

no te lo voy a creer.

Si hago bien o si hago mal,

el tiempo,  sentrañas mías,

el tiempo me lo dirá.

     

           Estribillo


 

Escritura sobre el agua, palabritas en el viento.

Dónde está el sabio que sepa

la verdad o la mentira  de un juramento

Tire usted a la izquierda, tuerza a la derecha,

por la calle ancha, por la calle estrecha,

parribapabajo,

por la calle en medio que es menos trabajo.

No mires tanto al reloj, no mires tanto al reloj,

que nadie sepa en el mundo cuál es la horita mejor,

 

Aquello que me decías

hubo quien se lo creyó

y quedó ya bien servía

la que contigo cargó.

Que la echaste de tu lado;

bueno, ¿y qué?

Que después la has olvidado;

bueno, ¿y qué?

Por eso,  sentrañas  mías,

no he sido yo tu mujer.

Aquella  corazoná

me ha  libraíto, serrano,

de ser una  desgraciá.

           Estribillo.

Ochaíta / Valerio / Solano

Tus brazos me han detenido

TUS BRAZOS ME HAN DETENIDO – GRACIA MONTES -(VIDEO)

Como los naipes de una baraja,

por estas manos fueron pasando,

hombres y mozos, igual que alhajas,

igual que alhajas, de contrabando.


Los cordobeses de piel morena,

los gaditanos,toro y azul,

pero ninguno dejo en mis venas,

esta estrellita que has puesto tú.


¿Compañero de mi vida, que me has dado?

¿que rosa de amor dormido?

yo que siempre fui caballo desbocado

Tus brazos me han detenido.


Compañero de mi vida

yo soy hierro dulce tu eres piedra y mar

y a quien fue carne de trena,

la has hecho mas buena que un cachito de pan.

¿Compañero de mi vida, que me has dado?

¿que rosa de amor dormido?

yo que siempre fui caballo desbocado.

Tus brazos me han detenido.


José Antonio Ochaíta, Juan Solano

Habla con los ojos

 

HABLA CON LOS OJOS – GRACIA MONTES – (AUDIO)

 

No me ocultes ni una pena,
ni un dolor, ni una agonía.
No me digas que no sufres
si te estoy viendo llorar.

Ven sin miedo hasta mi lado,
siéntate a la vera mía,
con el mismo pensamiento
con que vas a confesar.

Mira en mí, a quien bien te quiere
y a quien nunca te engañó.
Mira que si no eres bueno
no perdonaré tus culpas,
como Dios te perdonó.

Habla con los ojos, mírame en silencio
que pa mi tus ojos son más que tu voz.
Cuando ellos me miran, aunque tú te calles
yo sé los secretos de tu corazón.

No cierres los ojos, pa que lean ellos,
si es que entre nosotros todo se acabó.
Mírame, mírame en silencio,
que de nuestras cosas no se entere nadie,
nadie, nadie más que yo.

Autores:  Alejo Montoro y Juan Solano

 

                          Verónica Rojas