Recordando a mi padre

 

RECORDANDO A MI PADRE – ISABEL PANTOJA – (VIDEO)

 

RECORDANDO A MI PADRE – ISABEL PANTOJA – (AUDIO)

 

 

Si tú estuvieras hoy aquí

sentado frente a mí, acariciándome.

Si tú estuvieras hoy aquí,

sería más feliz mi vida.

 

Serías caballito y yo jinete.

Serías tú el gigante y yo la niña.

Sería yo tu sueño, serías tú mi cuna.

Serías tú mi noche y yo tu luna.

Serías tú el poeta y yo tu poesía.

Serías tú guitarra y yo tu seguiriya.

 

Si tú estuvieras hoy aquí

sentado frente a mí, acompañándome,

no habría tanta soledad

ni llanto que llorar ni miedo.

 

Serías tú mi cielo y yo tu estrella.

Serías tú mi barco y yo tu vela.

Serías tú mi otoño y yo tu primavera.

Serías tú el gitano y yo tu reja.

Sería yo tu sueño, serías tú mi cuna.

Serías tú mi noche y yo tu luna.

Serías tú el poeta y yo tu poesía.

Serías tú guitarra y yo tu seguiriya.

 

Autor: José Luis Perales

NO ME QUIERAS TANTO

 

NO ME QUIERAS TANTO – ISABEL PANTOJA – (VIDEO)
Yo tenía veinte años
y él me doblaba la edad.
En mis sienes había noche
y en las suyas madrugá.
Antes que yo lo pensara
mi gusto estaba cumplío;
na
me faltaba con él.

Me quería con locura,
con tos sus cinco sentíos;
y yo me dejaba querer.
Amor me pedía
como un pordiosero,
y yo le clavaba,
sin ver que sufría,
cuchillos de acero.

Estribillo:
¡No me quieras tanto ni llores por mí!
No vale la pena que por mi cariño
te pongas así.
Yo no sé quererte lo mismo que tú,
ni pasar la vida pendiente y esclava
de esa esclavitud.
¡No te pongas triste, sécate ese llanto!
Hay que estar alegre, mírame y aprende:
¡No me quieras tanto…!

Con los años ya la vía
ha cambiao mi querer
y ahora busco de su labios
lo que entonces desprecié.

Cegaíta de cariño
yo le ruego que me ampare,
que me tenga cariá.
Se lo pido de rodillas
por la gloria de su mare
y no me sirve de na.
Como una mendiga
estoy a su puerta
y con mis palabras
mi pena castiga
dejándome muerta.

Estribillo:

Autores: Quintero, León y Quiroga

Los celos

 

 

Parece que fue ayer cuando se conocieron
adolescentes golondrinas de barrio
amantes a escondidas de siete a nueve
dibujantes furtivos en las paredes.

Se juraron amor en la guerra y la paz
en lo malo y en lo bueno hasta la eternidad,
ella aprendió a cantar una canción de cuna
a la lunita luna mi niño duerme ya.

Los celos rondaban por la casa,
pensaba el, le quiere más que a mi
y poco a poco se le apago la luna
mientras ella cantaba una canción de cuna.

Cuando aprendió a volar, voló por la ventana
los dos quedaron desnudos frente al fuego
desnudos de caricias y de ternura
desnudos de palabras y de cariño.

Se lo ha llevado el, pensaron sin hablar
mirando a la ventana abierta frente al mar
de tanto amarle a el olvidaron amarse
es tarde para un beso tarde para empezar.

Los celos flotaban por la casa
pensaba el le quiso mas que a mi
y poco a poco se le apago la luna
mientras ella cantaba esa canción de cuna

José Luis Perales

 


 

Esta pena mía

 

I
Del cariño que te tuve,
y te tengo todavía,
guardo yo como oro en paño
una pena  doloría.

 

Es una pena morena
que conmigo tiene ida.
Y hasta el día en que me muera
junto a mí caminará.

Estribillo

Esta pena mía
me esta apuñalando
de noche y de día.
Esta pena mía,
si me encuentro sola,
me da compañía.
Si ve que estoy triste
se vuelve alegría.
Si ve que me pierdo
me sirve de guía.
Sé que me atormenta
y es una agonía.
Pero estoy contenta,
pero estoy contenta
con la pena mía.

II
Cuando nota que lo olvido
se presenta en un momento,
y al compás de una guitarra
me alborota el pensamiento.

Es una pena muy honda
de tiniebla y soledad,
y me sabe tan amarga
como el agua de la mar.

Estribillo

Autores:  R. de León – Juan  Solano

Aquella Carmen

l
Cuando Carmen,
cuando Carmen quedó quieta
a las claritas del alba,
y se hizo mármol su cuerpo,
moreno de pura raza.
Barcelona,
Barcelona dando gritos
mandó doblar sus campanas
y se quedo sin aliento
el compás de la sardana.
¡Y en aquel momento mismo
se apagó el son de la zambra!

Estribillo

¡Carmen gitana nacida
de un sarmiento y de un coral.
¡Carmen !
Era tu bata extendida
la cola de un pavo real.
Cuando pasaste la raya
y tu llama se apagó,
ya no canto la zumaya
ni la guitarra tembló.
¡Carmen, Carmen, Carmen, Carmen!
Se murió Carmen Amaya, y España entera lloro.

ll

En Sevilla
en Sevilla, los espejos
con su cristal de agua verde
en los tablaos comentaban:
– ¿Por qué esa Carmen no vuelve?
La Malena,
La Malena hablaba sola,
La Niña rompió sus peines
y Juana la Macarrona
encendió un velón de aceite.
La Giralda está sin brazos
y la Alhambra, sin cipreses.

Estribillo
¡Carmen! Gitana moruna
de alfajores y de hollín,
¡Carmen!
Era tu bata una luna
de nardo del Albaicín.
Cuando pasaste la raya
y tu llama se apagó,
ya no cantó la Zumaya,
ni la guitarra tembló,
¡Carmen, Carmen, Carmen, Carmen!
Se murió Carmen Amaya
y España entera lloró.

Estribillo (final)
Del Somorrostro en la playa
ya tu estrella se apagó,
Se derrumbó tu muralla
como la de Jericó.
¡Carmen, Carmen, Carmen…Carmen!
Se murió Carmen Amaya
y el mundo entero lloró.

Autores: Rafael de León y Juan Solano