Escombros de amor (Centinela de amor)

   ESCOMBROS DE AMOR – BAMBINO – (VIDEO)

 

Te puse tras la tapia de mi frente
para tenerte así mejor guardado,
y te velé, ¡ay, amor!, celosamente
como una herida abierta en el costado

   Te quise tanto, tanto, que la gente
me señalaba igual que a un apestado;
¡pero qué feliz era sobre el puente
de tu amor, oh mi río desbordado!

Un día, me dijiste : –No te quiero;
y mi torre de vidrios y de acero
a tu voz vino al suelo en un escombro.

La saliva en mi boca se hizo nieve,
y me morí como un jacinto breve
apoyado en la rosa de tu hombro.

Autor: Rafael de León / Juan Solano

 

Poema

Te puse tras la tapia de mi frente
para tenerte así mejor guardado,
y te velé, ¡ay, amor!, diariamente
con bayoneta y casco de soldado.

   Te quise tanto, tanto, que la gente
me señalaba igual que a un apestado;
¡pero qué feliz era sobre el puente
de tu amor, oh mi río desbordado!

Un día, me dijiste : –No te quiero;
y mi tapia de vidrios y de acero
a tu voz vino al suelo en un escombro.

La saliva en mi boca se hizo nieve,
y me morí como un jacinto breve
apoyado en la rosa de tu hombro.

           Rafael de León

Con las manos vacías

CON LAS MANOS VACÍAS – BAMBINO – (VIDEOS)

 

Tú no has dado en tu vida

ni una sola limosna

ni has curado una herida

ni has hecho a nadie un favor.

 

Ignorada en tu mundo

¡Ay! de egoísmo inhumano

no tendiste las manos

para calmar un dolor.

 

Pero algún día

alguien te pedirá cuentas

de tus obras buenas.

 

Y llorarás, y llorarás de pena

al ver tus manos vacías

y aunque tú eres mi anhelo

y yo por ti lloraría

no podría salvarte

si llegaras al cielo

con las manos vacías.

 

Autor: Hermanos García Segura

Siete puñales

 

SIETE PUÑALES – LOLA FLORES – (VIDEO)

 

Van poniendo unos letreros

por caminos y senderos

de que soy mala mujer

y te juro y no te miento

que yo ni de pensamiento

le he faltao a tu querer.

 

No merezco este castigo

y a Dios pongo por testigo

de que digo la verdad

y al mirarte yo aquel día

te entregué con mi alegría

alma vía y voluntad.

 

¡Ay! cariño del alma desamparao

por ti siete puñales llevo clavao.

Cuando me conociste yo era una rosa

y ahora tengo carita de dolorosa.

 

Como te estoy queriendo

no hay quien te quiera

y mi pena más grande

no estar a tu vera.

 

Me vuelve loca, me vuelve loca

aquella palabrita que dio mi boca

 

Autor: Quintero / León / Quiroga

Bulerías de La Isla

BULERÍAS DE LA ISLA – GRACIA DE TRIANA – (VIDEO)

 

En ese barco, mare
que al puerto llega, que al puerto llega,
viene el marinerito
que me camela, que me camela.

Que viene navegando, ay, navegando,
de Levante a la Isla
de San Fernando, de San Fernando.

Ya viene, mare, viene por la bahía.
Ya viene, mare, viene por la bahía,
entonando esta copla por bulerías,
entonando esta copla por bulerías:

Ay, vente, vente, vente,
vente, serrana,
pa ser de mi barquito la capitana.

Ay, vente, vente, vente,
vente, que quiero,
que quiero ser, serrana, tu marinero.

Ay, vente, vente, vente,
vente y tendrás
collares pa tu cuello, de espuma blanca,
de espuma blanca, niña,
como las olas blancas del mar.

Mi novio me ha traído
de Cartagena, de Cartagena,
corpiños primorosos
de raso y seda, de raso y seda.

Y pa mi pelo negro, ay, pa mi pelo
ay, peinetas que relucen
como luceros, como luceros.

Estribillo.

Autor: Perelló / Monreal

Concha Jazmines

     

     

      En la Sevilla del ochocientos,
      de marineros y bergantines,
      puso banderas de sentimientos
      con sus cantares Concha Jazmines.

      Dice que tiene, tiene  un almirante,
      dice que si un gitano y un marinero,
      pero la Concha sólo tiene su cante
      sin importarle nada del mundo entero.

      Apená por mi farsía,
      mandé a un hombre pa los restos;
      tengo que morir vestía,
      y con los zapatos puestos.

      Ole con ole vamos andando
      que está cantando Concha Jazmines.
      Ole con ole que, en su garganta,
      cantan que cantan los serafines .

      Por culpita de un amante
      que Dios sabe dónde está,
      se le muda hasta el semblante
      cuando acaba de cantar.

      A ver si vamos callando
      y dejarse de maitines ,
      la guitarra está sonando
      y sus duquelas cantando,
      ole con ole Concha Jazmines.

      Por la verita, vera del río
      vieron a Concha con un fulano,
      y la noticia pronto ha corrío
      por las tabernas del Altozano.

      Aquella noche, Concha, sin dar razones
      no fue al café-cantante como a diario,
      y las lenguas hablaban por los rincones,
      haciendo paz y guerra de su calvario.

      Y a las claritas del día
      la lloraba el pueblo entero,
      cuando la vieron sin vía
      entre cuatro marineros.

      Ole con ole llevarle rosas
      que vaya hermosa Concha Jazmines.
      Ole con ole vamos callando
      que están llorando los serafines.

      No se sabe quién ha sío,
      ni tampoco cómo fue,
      el misterio sabe el río,
      pero nadie más que él.

      Con que vámonos callando,
      y arriad los banderines,
      que Sevilla está llorando,
      y sus campanas doblando,
      porque se ha muerto Concha Jazmines.

     

    Autor: Quintero, León y Quiroga

Te necesito

 

TE NECESITO – PASTORA QUINTERO – (VIDEO)

 

Tras esa reja moruna

me paso las horas llorando por el.

Yo se lo cuento a la luna

pero ella no sabe lo que es un querer.

 

Tengo los ojos abiertos

mirando a los mares pa verlo llegar

y en las ruedas del tormento

me tiene su boca pa siempre amarrá.

 

¡Ay sentrañas! por culpa del beso que yo a ti te di

¡Ay sentrañas! yo estoy como loca de tanto sufrir.

 

Por Dios te lo pido no claves el hierro de este cuchillito

aquí en mi costao, no me eches la vía que

pa toa la vía yo necesito que estés a mi lao

¡Ay sentrañas! qué te necesito, qué estés a mi lao

 

Autor: Salvador Guerrero / Miguel Rodríguez Algarra

Faro y lucero

FARO Y LUCERO – PAQUITA  RICO – (VIDEO)

Tengo yo un faro embustero
que alumbra un sendero
de cielo y de mar;
es como un sueño de espuma
con brillo de pluma
de pavo real.

Que lo quiero,
aunque sepa que me engaña
mi fe no se extraña
de no despertar;
y me muero
cuando el alba se me empaña
y están mis pestañas
brillantes de sal.

Sueños de amores que espero,
lejano lucero
que no he de alcanzar.

Si yo pudiera ser nube
de esas que roban estrellas
al cielo, sube que sube,
llegaría como ellas.
Si el caballo de mis agonías
pudiera algún día
volver a hacer cruces,
otro gallo tal vez cantaría:
no es oro en la vía
to lo que reluce.

Cuando se apaga mi faro
y el cielo tan claro
se deja de ver,
voy por el mundo perdía,
sin luz y sin guía,
sin rumbo y sin fe.

Sus colores me regala la mañana
y un son de campanas
parece decir:
no me llores,
que al final verás, hermana,
la mano cristiana
que te ha de fundir.

Pero me dice la vía
que el verse fundía
no es gloria pa mí.

Si en el cielo formaran los males
parejas cabales
con las cosas buenas;
qué consuelo pa tos los mortales
es ver, tan iguales,
la risa y la pena.

Autores: Segovia, Naranjo y Murillo