LLegó el frutero. (pregón)

 

LLEGÓ EL FRUTERO. PREGÓN – MANUEL VALLEJO- (VIDEO)

 

Llegó el frutero, venid a comprarme,

muchachas, esta fruta de Aranjuez

y estos perillos de Ronda, como le gusta a usted.

¿Que quiere la niña? si le ofrezco la piña,

no quiere ,las manzanas no la quiere ni ver

ni la uva de Almería ¿qué es lo que quiere usted?

 

También llevo la rica banana

y las peras del mismo Aragón,

asomarse, niñas, a la ventana

que las doy a probar con la condición

que me compre siquiera un kilito,

si no gusta, no quiero dinero.

Ya se va, ya se va el frutero,

el frutero ya se va.

 

Autor: Currito / Mezquita

Tomás Pavón. (soleá, media granaina, seguiriyas)

 

A mi madre por su alma

A mi madre por su alma – Tomás Pavón (video)

 

A mi madre por su alma
todas las noches le rezo
Yo cojo el retrato y lo beso
y entra en mi pecho una calma
que solo en su muerte pienso.

 

 

Tengo el gusto tan colmao

  Tengo el gusto tan colmao – Tomás Pavón

 

Tengo el gusto tan colmado
cuando te tengo a mi vera
que si me dieran la muerte
creo que no la sintiera.

Nunca de mi ley falté
que te tengo tan presente
como la primera vez.

Acuérdate cuando entonces
bajabas descalza a abrirme
y ahora no me conoces.

 

A clavo y canela

A clavito y canela – Tomás Pavón – (video)

 

A clavito y canela
me hueles tu a mi
el que no huele
a clavo y canela
no sabe distinguir

 

Te fuiste de mi vera sin apelación

 

 

TE FUISTE DE MI VERA SIN APELACIÓN-CHATO DE LA ISLA-(VIDEO)

 

Porque te fuiste de mi vera sin apelación
Ahora me vienes
Porque me vienes hincaíta de roíllas
pidiéndome perdón.

 

Eran los días señalaítos de Santiago y Santa Ana,
que yo le había rogaíto a mi Dios
que me aliviara las duquelitas grandes
aquellas duquelas  a mi corazón.

 

Autor:

Cinco coplas (fandangos)

CINCO COPLAS (FANDANGOS) – EL SEVILLANO – (VIDEO)

 

En el dolor,

los dos somos desgraciaos

y hermanos en el dolor,

yo por no tenerte al lao

y tú por igual razón,

somos dos equivocaos.

 

Por qué ha sio tan mala

Sin haberte dao un motivo;

fuiste tan mala pa mí.

Vente serrana conmigo

y si soy malo pa ti

es compararme contigo.

 

¡Ay! a rezar,

de mi mare aprendí yo

y a ser bueno y a rezar

pero otra mujer me enseñó

y a ser malo y a llorar,

siendo mujeres las dos.

 

Autor: A. Pérez Guerrero

Fandangos populares

 

Yo me voy a la Alameda y allí me pongo a cantar:
los ojitos de tu cara no se pueden aguantar,
no se pueden aguantar de lo bonitos que son;
yo me voy a la Alameda, niña de mi corazón.

 

Que relincha de alegría,
¿Qué le pasa a mi caballo
que relincha de alegría?
es desde que él ha sentío
que viene la romería
y está loquito perdío.

 

El Rosario de la Aurora
va cantando por mi calle
y el Dios Te Salve María
se va perdiendo en el valle
el Rosario de la Aurora
pasa junto a tu ventana
y despierta los claveles
a la luz de la mañana.

 

Yo me quito los zapatos
cuando te encuentro dormía,
yo me quito los zapatos
y rezo mis devociones
delante de tu retrato
el cielo me lo perdone

 

Dice que las cosas del querer
no sabemos nunca cómo son
nadie las acaba de entender
según dijo el sabio Salomón.
Mi niña lo mismo está enfadá
que se ríe igual que un cascabel
y luego después se echa a llorar
sin saber ni el cómo ni el porqué
eso en el cariño es natural
esas son las cosas del querer

 

Contigo, cuentas no quiero contigo
sobran las explicaciones
yo no te deseo mal
sino que Dios te perdone,
trabajo le va a costar

 

Mira, mira, mira, qué bonita es
mira, mira, mira, qué bonita va
con esos zarcillos que yo le compré
en la feria, feria, feria de Alcalá.
Ole, ole, ole, diga usted que sí
ole, ole, ole, ay que mírala
con su cinturita de pitiminí
y su bata blanca de tira bordá

 

Autor: Rafael de León /Manuel Clavero / Antonio Quintero /  Manuel Pareja Obregón / Pascual González

La luz de aquella farola

LA LUZ DE AQUELLA FAROLA – CAMARÓN DE LA ISLA – (VIDEO)

 

La luz de aquella farola
era la luz de mi alma
compañera de las penas
y el reflejo de mi calma.

Era una noche de invierno
tu ventana yo miraba
grandes locuras de amarte
por mi sentío pasaban.

Quiero quitarme esta pena
que me hiere cuando estalla
porque no tengo el alma hecha a la pena
y mi cuerpo no se halla.

Son mis ojos sin los tuyos
dos cuencas vacías solitarias
no sé qué es de mi boca sin tu aliento
sólo el calor de tu sangre
vida mía es lo que yo siento.

Noche de frío y viento
por mar yo náufrago
y ya no volveré a verte
me iré muriendo despacio
si no puedo yo tenerte.

Y yo creí que tu cuerpo era mío, ay, era mío
pero te fuiste en silencio como el agua de los ríos.

 

Autor: Pepe de Lucía / José Monje