Soleá

SOLEÁ – MARIFÉ DE TRIANA – (VIDEO)

 

SOLEÁ – ESTRELLITA CASTRO – (VIDEO)

 

   En un rinconcito del Patio Banderas,

allá en mi Sevilla, un día nací,

y tuve por cuna, fandango y solera

y por sonajero, la Feria de Abril.

 

   Noche sevillana, divino tesoro,

el Alcázar duerme, soberbio y real,

mientras la divina torre de los moros

se asoma hasta el patio para verlo soñar.

 

   Suena en la noche una copla

y en la copla hay un querer

y en el querer toda el alma

de un hombre y una mujer

 

Estribillo

¡Soleá, Soleá del alma mía!,

blanca rosita de abril,

me estás quitando la vida.

¡No puedo vivir sin ti,

porque a canelita y clavo,

Soleá de mi alma,

me hueles tú a mí!

 

   De mi rinconcito del Patio Banderas

un día de feria de abril me escapé

con un señorito flamenco de veras

al que por entero le di mi querer.

 

Tuve cuanto quise, brillantes y oro,

recorrí la tierra en marcha triunfal,

pero me acordaba de mi patio moro

y quise de nuevo volverlo a pisar.

 

   Volví una noche de mayo

y todo igual lo encontré

pero me faltó una copla

una copla y un querer.

Estribillo

 

Autores: Salvador Valverde / R. de León /Manuel López-Quiroga

 

Otra versión

I
En un rinconcito del Patio Banderas,
allá en mi Sevilla, un día nací,
y tuve por cuna fandango y solera
y por sonajero la Feria de Abril.
Noche sevillana, divino tesoro,
el Alcázar duerme, soberbio y real,
mientras la divina torre de los moros
se asoma hasta el patio pa verlo soñar.

Estribillo:
¡Soleá…, Soleá del alma mía!,
blanca rosita de abril,
me estás quitando la vida.
¡Y yo sin ti no puedo vivir,
porque a canelita y clavo,
Soleá de mi alma,
me hueles tú a mí!

II
De mi rinconcito del Patio Banderas,
buscando otro cielo un día me fui,
y lleve mis coplas por tierra extranjera,
lo mismo que un ramo de rosas de abril.
Tuve cuanto quise, brillantes y oro,
mas de tanta gloria me llegue a cansar,
y volví una noche a mi patio moro,
pa escuchar la copla de mi Soleá.

Estribillo:
¡Soleá…, Soleá del alma mía!,
blanca rosita de abril,
me estás quitando la vida.
¡Y yo sin ti no puedo vivir,
porque a canelita y clavo,
Soleá de mi alma,
me hueles tú a mí!

Anuncios

La Veneno

LA VENENO – ESTRELLITA CASTRO – (AUDIO)

 

Con un velo por la cara para no ver a la gente

y pa que nadie critique si estoy seria o sonriente

con una pena en el alma y un gran fracaso en mi vida

oigo a mi paso esta copla que duele como una herida.

 

¡Ahí va la veneno  que quiere ocultar

detrás de ese velo toda su maldad!

Veneno me llaman y no sé porqué

si fui buena o mala por su culpa fue

que hasta a los míos dejé.

Por fiarme de un cariño que tan traicionero fue

y ya para siempre va mi nombre manchado de cieno

¿si a mi me llaman veneno, a ti qué te llamaran?

 

Es cierto que por mi culpa un hombre murió de pena

y en el presidio del Puerto  otro hombre cumple condena

pero bien  estoy pagando “toito” el mal que hice en mi vida

pues es tu voz la que canta esa copla maldecía.

 

¡Ahí va la veneno  que quiere ocultar

detrás de ese velo toda su maldad!

Veneno me llaman y no sé porqué

si fui buena o mala por su culpa fue

que hasta a los míos dejé

Por fiarme de un cariño que tan traicionero fue

y ya para siempre va mi nombre manchado de cieno

¿si a mi me llaman veneno, a ti qué te llamaran?

 

Autor:  César Latorre/ Julio Cobos /Pepe Montes

María Salomé

MARÍA SALOMÉ – ESTRELLITA CASTRO (VIDEO)

 

MARÍA SALOMÉ – ANGELILLO (VIDEO)

 

Con los rizos de mi frente al acercarme
Yo rozaba el azabache de su cara
Los luceros de sus ojos se perdieron
Tras la nube que ocultó la luna clara.

Temblores de angustia sentí por mi cuerpo
cuando estremecía le dije te quiero
y con su silencio me puse amarilla
igual que se pone la flor del Romero.

Y al hacer noche la tribu ,en medio del limonar
por entre los limoneros ya no lo pude encontrar.

 

Estribillo
Por ti fue ,María Salomé
Luz de tus tinieblas, agua de tu sed
Salomé, María Salomé.
Arrodillaíta muriendo de pena
sufre por tu culpa, María Salomé.

Por ser hija de la reina de la tribu
mis caprichos como leyes respetaban
No hubo na que se negara a mi deseo
y el desprecio de aquel hombre me cegaba.

El Rey de la tribu, me dijo en la zambra,
por lo bien que bailas, pide lo que quieras
y llena de celos, dije enloquecida:
sólo es mi deseo, que el gitano muera

Y le quitaron la vida, en medio del limonar
y vi al limón limonero, gotas de sangre llorar

Estribillo.

 

Autor:  Juan Mostazo. Sixto Cantabrana. J. de la Oliva