La rosa del penal

 

 

 

 

 

En mi reja del penal
asomaba noche y día
y engarzada en su rosal
y una rosa florecía

A fuerza de ver la rosa
sentí por ella cariño
la quise como una diosa
por su blancura de armiño

Del penal yo quise huir
quebrantando mi condena
mas vi a la rosa sufrir
marchitándose de pena

Y por no sentir sus quejas
desistí de mi evasión
seguí preso tras las rejas
de aquella triste prisión

Autores: Arroyo / Benito

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s