El nacimiento

EL NACIMIENTO – CORO YERBABUENA – (VIDEO)

 

Por el caminito que lleva a Belén: una borriquilla, María y José.

La luna los sigue; los quiere alumbrar.

¡Qué largo camino! ¿Cuándo llegará?

El viento los mira.

María suspira: ¡Ya no puedo más!

Tranquila mi vida, decía José, por el caminito que lleva a Belén.

 

Acelera el paso, andando deprisa, que ya se divisa, espera mi bien.

Se acabó el camino. Bendito destino. Ya estamos muy cerca; ya se ve Belén.

 

La noche está fría. Tranquila María. Buscaré posada;

llamaré a la puerta en la madrugada, y tendrás al hijo que tanto esperabas.

Nadie abrió la puerta. Un frío silencio hubo por respuesta.

Las calles vacías, ni un alma despierta, tan solo la luna los guiaba inquieta.

 

Por las calles de Belén camina José… buscando cobijo.

Un viejo establo será donde nacerá, María, tu hijo.

Nos quedaremos aquí. Entre el  buey y la mula nos darán calor.

Y la luz de luna clara alumbró su cara llena de dolor.

 

Cógeme la mano; aprieta con fuerza, que lo estoy sintiendo.

El momento se acerca.

Gritos y suspiros.

Sangre derramada y el llanto de un niño en la madrugada.

 

Has sido valiente. Lo puso en sus brazos; le besó en la frente.

Ya tienes tu hijo, fruto de tu vientre.

Descansa María que el Niño ya duerme.

 

Y así amanecía y así aquella noche dormía María.

El niño lloraba; José sonreía y hasta las estrellas a verlo venían.

 

Y por la mañana despertó María.

Mirando a su niño le dio con cariño besos de alegría.

Tres magos de oriente vinieron a verlo.

Era su destino y un largo camino para conocerlo.

 

Pastores llevaron al recién nacido ropita de abrigo y leña de olivo p´a quitarle el frío.

Se marchó la luna, estrellas y luceros;

y el sol alumbraba la divina cara del rey de los cielos. 

 

Y así amanecía y así aquella noche dormía María.

El niño lloraba; José sonreía y hasta las estrellas a verlo venían.

Por el caminito que lleva a Belén, una borriquilla María y José.

 

Autor: Rafael Gónzalez

Anuncios

Calle San Francisco

CALLE SAN FRANCISCO – PAQUERA DE JEREZ – (AUDIO)

Calle de San Francisco
qué larga y serena,
tiene cuatro farolas
y bien merecía y bien merecía
los cañones,
los cañones de la artillería,
y en medio un castillo
donde hombres,
donde hombres, mujeres y chiquillos
debían de estar.
¡Calla lengua, calla lengua
y no hables más!

Estando yo en mi puerta
y con otras dos
pasó un marinerito
y me preguntó
dónde está la plaza.
Yo le dije, yo le dije
con mucha cachaza:
Vuelva usté la esquina,
calle de Medina,
calle Doña Blanca,
derechito, derechito
sale usté a la plaza
donde venden pan
y también molletes.
Cuidaito, cuidaito
con aquella gente
que roban pañuelos
y la bolsa y la bolsa
que lleva el dinero.

Muchas con el achaque
de tomar el fresco
se asoman a la ventana
y con gran contento.
Su madre las llama:
Mariquilla, Mariquilla
cierra esa  ventana.
Ya voy mamá,
que estoy viendo, que estoy viendo
la gente pasar.
Y era porque estaba
con el novio, con el novio
pelando la pava.

Villancico del Gloria

                                 Manuel Lombo

 

 

Los caminos se hicieron con agua viento y frio.
Caminaba un anciano muy triste y afligio
La gloria, a su bendita mare, victoria!
¡Gloria al recién nacio, gloria!

 

Llegaron a un mesón para pedir posada
y el mesonero ingrato iba y se la negaba
La gloria, a su bendita mare victoria!
¡Gloria al recién nacio, gloria!

 

Si tu traes dinero toda la casa es tuya
pero si no lo traes no hay posada ninguna.
La gloria, a su bendita mare victoria!
¡Gloria al recién nacio, gloria!

 

La Virgen al oir eso se cayó desmayada
y San José le dice: levántate esposa amada.
La gloria, a su bendita mare victoria!
¡Gloria al recién nacio, gloria!

 

Mientras yo esté a tu lao no te hará falta nada.
La gloria, a su bendita mare victoria!
¡Gloria al recién nacio, gloria!

 

Y desde allí se fueron a un portal recogios
y entre el buey y la mula nació el verbo divino
La gloria, a su bendita mare victoria!
¡Gloria al recién nacio, gloria!

 

Canal de costaleromanus en You Tube