Nana para un rey

NANA PARA UN REY – PASIÓN VEGA – (VIDEO)

 

Duérmete tesoro mío,
no tengas miedo de ,
mi pecho combate el frío,
con tus manitas helás

Calla que tras la colina
está la muerte acechando,
viene cargada de espinas,
luces, fatigas y clavos.

Nana, para unos ojos morenos.
Nana, para mi estrella y mi cielo.
Nana, un ángel recién nacío.
Nana, que se me ha quedao dormio.

Cuando ríes se ilumina
las ventanas de mi ser,
que hermoso es dar luz divina
y que la lirio querer.


Yo estaré siempre a tu vera
Sueña libre pastorcillo.
Ala eahh eahh eahhh
de penita el mío

Nana, para unos ojos morenos.
Nana, para mi estrella y mi cielo.
Nana, pá un ángel recién nacío.
Nana, que se me ha quedao dormio.

Autor: Antonio Mártinez Ares

Una copla pa la Lola

UNA COPLA PA LA LOLA – PASIÓN VEGA – (AUDIO)

 

De la Lola, la gente murmura
verdades oscuras de tiempos atrás:
que si vino una vez un marinero
que con sus “te quiero” la fue a enamorar,
que si todas las noches sin luna
rondaba su alcoba por la madrugá
y la Lola sus carnes hambrientas,
saciaba en la puerta, abierta en par en par,
abierta en par en par.

Que lo mismo que aquel hombre,
muchos más la pretendían
y tuvo que huir la Lola,
llevando negra la honra
y el vientre lleno de vida.

Y aunque hay veces que quisiera
a la gente pregonarle,
para guardar su memoria,
prefiero callar su historia
y de la Lola que ni hablen,
que ni me hablen.

Lo mismito que a la Magdalena,
le tiraron piedras el día que se fue,
arrastrando como única pena,
la de ser mas hembra que cualquier mujer.
yo no sé, lo que tiene la Lola,
porque por su boca nunca dijo na.
Pero sé bien el fin de su historia
y con mi silencio la pienso enterrar,
la pienso enterrar.

Que lo mismo que aquel hombre,
muchos mas la pretendían
y tuvo que huir la Lola
llevando negra la honra
y el vientre lleno de vida.

Y aunque hay veces que quisiera
a la gente pregonarle,
que mientras la tuve viva
fue la Lola mi fatiga,
la mas Loba y la mas madre.
De la lola ni me hables.

 

Autor: Antonio M. Romera Domínguez /Julián Vargas Rodríguez

María se bebe las calles

MARÍA SE BEBE LAS CALLES – PASIÓN VEGA – (AUDIO)

María pensó que el amor era un mandamiento de dos,
y esperando el primer beso, se hace vieja ante el espejo.
Y limpia su llanto, maquilla sus heridas y se le va la vida.

 

Recuerda la primera vez, que le juró que fue sin querer.
Y en los hijos que vivieron, prisioneros de su miedo,
María soñaba con ser la princesa,
de los cabellos de oro y la boca de fresa.

 

María se fue una mañana, María sin decir nada.
María ya no tiene miedo, María empieza de nuevo.
María yo te necesito, María escapó de sus gritos.
Se bebe las calles, María.

 

Ella nunca dice que no, es la esclava de su señor,
ella siempre lo perdona a sus pies sobre la lona.
Su patria es su casa, su mundo la cocina, y se le viene encima.

 

Un día dejó el corazón, abandonado en su colchón,
solo piensa en ver su cuerpo, ¡ay! del quinto mandamiento.
María no tiene color en la sangre,
María se apaga y no lo sabe nadie.

 

María se fue una mañana, María sin decir nada.
María ya no tiene miedo, María empieza de nuevo.
María yo te necesito, María escapó de sus gritos.
Se bebe las calles, María.

 

María se fue una mañana, María sin decir nada.
María ya no tiene miedo, María empieza de nuevo.
María yo te necesito, María escapó de sus gritos.
Se bebe las calles, María.

 

Antonio Martínez Ares

Olvidarte


Olvidarte será fácil, ya lo se,
tengo a penas que dejar de ver el mar
y cegarme ante la luz de las estrellas,
no ver llegar la luna detrás del cristal.

Olvidarte será  fácil, ya lo se,
tengo apenas que arrancarte de mi piel
y cerrar a tiempo, puertas y ventanas,
no ver llegar la noche ni el amanecer.

 

Olvidarte será fácil,
tengo a penas que taparme los oídos
a los cantos de las aves
y al murmullo penetrante de los ríos.

 

Olvidarte será fácil, te lo digo,
es cuestión de no escuchar a mis latidos.

 

Olvidarte será fácil, ya lo se
tengo a penas que matar un sentimiento,
y tapar el sol entero con un velo,
y cambiar mi corazón por uno de papel.

 

Olvidarte será fácil,
tengo a penas que taparme los oídos
a los cantos de las aves
y al murmullo penetrante de los ríos,

 

olvidarte será fácil, te lo digo,
es cuestión de olvidar que he nacido.

 

Autora: Denisse de Kalaffe

Cómo te extraño


Como te extraño, motín de la razón soledad sonora,
cincuenta años, algunos más que yo cumplirías ahora,
jondura en vena cura de yerbabuena galope inerte.
Patera hundida viva la mala vida muera la muerte.

Del horizonte, penando vengo hermano, rezando voy
al Sacromonte, donde hasta los gitanos saben quien soy.
Maestro escuela, duque de las duquelas de la memoria,
pan con tomillo coñac de carajillo sin achicoria.


Las churumbelas, que en la cuna  mamaron por bulerías,
pasan papelas de las que te mataron, cuando vivías.
Corazoncito, herío en el combate con las entrañas,
que huerfanito, se ha quedado el tomate, el polo, y la caña.


Con que desganas, se hacen las gaditanas tirabuzones,
sin tus saetas va la Esperanza a dieta de camarones,
de pescailla, de boga y de jurel de la mar amarga,
que pesadilla la silla sin José  la venta Vargas.


Del horizonte, penando vengo hermano rezando voy
al Sacromonte, donde hasta los gitanos saben quién soy.

Autores:  J. Sabina/P. Varona/A. Martínez Ares

Alfonsina Storni

DOLOR

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;

ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;

ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar…

Perder la mirada, distraídamente,

perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Alfonsina Estorni

 

Por la blanda arena
Que lame el mar
Su pequeña huella
No vuelve más
Un sendero solo
De pena y silencio llegó
Hasta el agua profunda
Un sendero solo
De penas mudas llegó
Hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia
Te acompañó
Qué dolores viejos
Calló tu voz
Para recostarte
Arrullada en el canto
De las caracolas marinas
La canción que canta
En el fondo oscuro del mar
La caracola.

Te vas Alfonsina
Con tu soledad
¿Qué poemas nuevos
Fuíste a buscar?
Una voz antigüa
De viento y de sal
Te requiebra el alma
Y la está llevando
Y te vas hacia allá
Como en sueños
Dormida, Alfonsina
Vestida de mar.

Cinco sirenitas
Te llevarán
Por caminos de algas
Y de coral
Y fosforescentes
Caballos marinos harán
Una ronda a tu lado
Y los habitantes
Del agua van a jugar
Pronto a tu lado.

Bájame la lámpara
Un poco más
Déjame que duerma
Nodriza, en paz
Y si llama él
No le digas que estoy
Dile que Alfonsina no vuelve
Y si llama él
No le digas nunca que estoy
Di que me he ido.

Te vas Alfonsina
Con tu soledad
¿Qué poemas nuevos
Fueste a buscar?
Una voz antigua
De viento y de sal
Te requiebra el alma
Y la está llevando
Y te vas hacia allá
Como en sueños
Dormida, Alfonsina
Vestida de mar.

Autores: Félix Luna, Ariel Ramírez