Silencio por un torero

                                                                                                          

               l

Aquella tarde Sevilla
se puso toda amarilla,
quebradita de color,
y sobre el aire caliente
su voz clamó de repente:
– ¡Ay qué pena y que dolor!
Silencio en Andalucía
rezadle un avemaría
y quitadse los sombreros;
silencio el patio y la fuente,
que está de cuerpo presente
el mejor de los toreros.
 

           Estribillo

Parece que está dormido
– ¡ Dios mío! –  en su capote de brega
y por Gelves viene el río teñido
con sangre de los Ortega.
Suspira bajo su velo
la Virgen de la Esperanza
y arría en señal de duelo
bandera  la Maestranza.
Y Sevilla enloquecida
repetía a voz en grito:
– ¿ pa qué quiero mi alegría, (bis)
si se ha muerto Joselito?
 

                 ll             

Silencio por un minuto,
pintad el campo de luto,
el ciprés y el olivar,
de luto las amapolas,
de luto Carmen y Lola,
Concha,  Pepa y Soledad.
Silencio guarda el romero,
silencio el torito  fiero,
y los bravos mayorales,
crespones en las divisas;
silencio pide la brisa
al pasar por los trigales.

 

            Estribillo
                                  Letra: León, Quintero.
                                  Música: Quiroga.             
                                            

 

                                         
     

Juanita Reina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s