Faro y lucero

FARO Y LUCERO – PAQUITA  RICO – (VIDEO)

Tengo yo un faro embustero
que alumbra un sendero
de cielo y de mar;
es como un sueño de espuma
con brillo de pluma
de pavo real.

Que lo quiero,
aunque sepa que me engaña
mi fe no se extraña
de no despertar;
y me muero
cuando el alba se me empaña
y están mis pestañas
brillantes de sal.

Sueños de amores que espero,
lejano lucero
que no he de alcanzar.

Si yo pudiera ser nube
de esas que roban estrellas
al cielo, sube que sube,
llegaría como ellas.
Si el caballo de mis agonías
pudiera algún día
volver a hacer cruces,
otro gallo tal vez cantaría:
no es oro en la vía
to lo que reluce.

Cuando se apaga mi faro
y el cielo tan claro
se deja de ver,
voy por el mundo perdía,
sin luz y sin guía,
sin rumbo y sin fe.

Sus colores me regala la mañana
y un son de campanas
parece decir:
no me llores,
que al final verás, hermana,
la mano cristiana
que te ha de fundir.

Pero me dice la vía
que el verse fundía
no es gloria pa mí.

Si en el cielo formaran los males
parejas cabales
con las cosas buenas;
qué consuelo pa tos los mortales
es ver, tan iguales,
la risa y la pena.

Autores: Segovia, Naranjo y Murillo

Anuncios

Si me engañas me muero

SI ME ENGAÑAS ME MUERO – PAQUITA RICO – (VIDEO)

 

 

No me importa lo que diga
la vecindad de mi calle,
que si vas o que si vienes,
que si entras o que si sales.

Pa la verdad de los otros
no tiene oídos mi sangre
y a la lotería de tus ojos negros
me juego la suerte,
por ver si me toca
saber tus verdades.

Si me engañas, me muero.
Yo bien sé que te quiero,
déjalos que embusteros
despellejen a tiras.

Si me engañas, me muero.
Por lo bien que te quiero,
la verdad, yo prefiero
no me digas mentiras.

Descalcita y sedienta
por ti correría
las tierras de España,
que el penar me alimenta,
sentrañitas mías,
si tú no me engañas.

Si esperando un te quiero,
mi locura suspira,
la verdad, yo prefiero
no me digas mentiras.

Sé que tienes en los labios
el nombre de una tunanta.
Sé que tienes en los dedos,
el roce de otras enaguas.

Tú quieres con arrumacos
dormirme en la confianza,
pero no te apures ya ves qué tranquila
me paso las horas,
oyendo por dentro
que tú no me engañas.

Si me engañas, me muero,
la verdad, yo prefiero,
yo te sé un caballero
de la frente al tobillo.

Si me engañas, me muero,
No te quiero embustero
aunque el golpe certero
se me vuelva un cuchillo.

Curadita de espantos
yo sé las caídas
que tienen los hombres,
con mis gotas de llanto
están redimidas
en cuanto las nombres.

Si esperando un te quiero,
mi locura suspira,
la verdad, yo prefiero
no me digas mentiras.

Autor: Rafael de León / Juan Solano

¡Ay, Malvaloca!

AY, MALVALOCA – PAQUITA RICO -(VIDEO)

                                I
Malvaloca era por toas las esquinas
una flamencona de “vaya con Dios”,
el pelo más negro que una golondrina,
el talle de junco, la boca de flor.
-Este querer me está matando
-dice Miguel de Mairena-
que Malvaloca me está dando
una de cal y otra de arena.
De noche y de día
canta el de Mairena
con voz dolorida:

                Estribillo
Malvaloca, ¡ay, Malvaloca,!
laberinto de mis penas,
que tiene cosas de loca
y tiene cositas buenas.
Tu cariño me equivoca,
candela de mi dolor,
por la noche eres de roca
y de día, pan de flor.
Me tienes aprisionado
en los besos de tu boca
y me harás un desgraciado,
Malvaloca, ¡ay, Malvaloca!.

                  II
Malvaloca luce pulseras y anillos
que un día tras otro le trae el Miguel,
y toda Sevilla comenta en corrillo
que de dónde saca pa tanto parné.
Se descubrió que era robado
y lo han llevado pa trena
y treinta años le han echado
en el penal de Cartagena.
De noche y de día
canta el de Mairena
con voz dolorida:

            Estribillo:

León – Quiroga